Es de estilo barroco sevillano, construyéndose en el año 1950 en nuestra Villa en el taller de carpintería que en la calle Sarmiento Aguilar poseían los Hnos. Martínez Marín, siendo tallado por José Martínez y Fernando Villar, ambos vecinos de Sevilla.

pcristo1La canastilla, respiraderos y faroles tienen desarrollo de hojas de acanto. Las cartelas, medallones y evangelistas eran de barro cocido obra del escultor local Antonio Gavira Alba, procesionando, por primera vez, en el año 1951 en color madera.

Después de varias vicisitudes en la obra del dorado, que se inició en 1956, en el que intervinieron varios doradores sevillanos como Jesús Vallina; Ignacio Buenavida Quijano; Gabriel Gómez Calcerrada; entre otros, concluyéndose la obra de dorado en el 1960, en cuya Semana Santa procesionó totalmente dorado.

En 1986 se restauró totalmente el paso, ampliándose la parihuela en sus dimensiones longitudinales del cajón y respiraderos, incorporándole una trabajadera y un juego de cuatro maniguetas en madera de cedro barnizadas. Se amplía el canasto con una moldura y se construyen cuatro capillas en conchas en cada esquina, con los cuatros evangelistas y cuatro relieves para las cartelas del canasto, un juego de cuatro faroles, dos candelabros laterales de tres brazos con tulipas y el del centro con un pequeño farol, todo totalmente dorado en oro de ley de máxima calidad.

Toda esta obra artística fue magistralmente realizada en los talleres de Antonio Díaz Fernández en la calle Santa Clara de Sevilla.

La nueva talla de los evangelistas escribanos en madera de cedro y caoba, en posición sedente de 50 cms de altura, fueron esculpidos y policromados por Ricardo Rivera.

El llamador artísticamente cincelado de bronce dorado, representa la figura de un costalero pcristo2cargando con la cruz y ayudado por un angelito como cirineo, es obra de los Hijos de Juan Fernández realizado en el año 1988 y reparado en el mismo taller el año 2000.

Los faldones de terciopelo morado de Lyón y forrados en su interior con tergal y con "hollaos" para colgarlos.

En el año 2002, se estrenan cuatro nuevos faroles de plata que sustituyen a los de madera dorada de escaso valor artístico y deficiente armonía y equilibrio. Han sido realizados en los talleres de Juan Fernández, de 110 cms. de altura y de 9.5 kg de plata de ley cada uno. Montados sobre un pie circular con ricas molduras que alza la base del farol por cuatro balaustras con decoración vegetal y cabezas de ángeles.

Tienen forma hexagonal con ménsulas en los vértices. La parte superior se compone de crestería floral y corona sostenida por imperiales. Además se acompañan por otros dos faroles de plata de ley de dimensiones más reducidas y de la misma configuración, material y hechura.

En 2003 se sustituye la parihuela por otra de pino flandes, realizada en los talleres de carpintero sevillano Manuel Caballero Farfán.

  Detalles paso de Cristo
  detallesCristo